En un entorno cada vez más digital, los nuevos escenarios presentados en el famoso metaverso requieren un engranaje más compacto en todos los aspectos que lo conforman, surgiendo la moda virtual como una de las industrias que más peso ha ido adquiriendo en ese nuevo espacio al poder permitir la personalización de los avatares a través de las distintas marcas y su principal objetivo es  encontrar las fórmulas, parámetros y tendencias,  de la moda del futuro. 

 

La web 3.0 está consolidada como parte fundamental de la infraestructura de las comunicaciones digitales; la importancia de segmentación de públicos, la inmersividad o la multidireccionalidad, son parte fundamental de esta nueva Era Digital en donde muy posiblemente, el metaverso, sea el protagonista indiscutible.

En el Diploma de Metaverso y Marketing Experiencial de Moda que ofrece mindway junto a ELLE Education y que tiene como tutora a Karen Sastre, aprenderás todos los entresijos de estas nuevas herramientas inmersivas además de las nuevas formas de marketing basadas en la experiencia y sobre todo, en lo digital. 

 Según las palabras de Mark Zuckerberg, creador de Facebook o Meta, este será un espacio inmersivo, donde las personas, a través de un visor de realidad aumentada, podrán personificarse en un avatar o “gemelo digital” que permitirá vivir dentro del metaverso. En el caso de meta y la mayoría de mundos virtuales se trata de un mundo virtual en el que interactuar y que se crea para parecerse a la realidad pero cuyos pros y contras todavía no llegan a estar del todo definidos, tal y como sucede en  la película de Spielberg, Ready Player One

Y si hablamos de avatares, esto conlleva consigo una personalización que sea rentable a través de ropa y accesorios, los cuales serán adquiridos dentro del mismo mundo virtual. Despertando a muchas de las grandes marcas para sacar sus colecciones, prendas y accesorios en ese mundo virtual a través del conocido blockchain. Conllevando a su vez ciertos aspectos que cualquier usuario habrá de tener en cuenta: 

  • La importancia del phygital
  • En el metaverso podrás adoptar cualquier forma física.
  • Se seguirán creando experiencias de compra únicas. 
  •  Aumento del potencial de I+D. 
  •  Conocer e investigar todos los mundos virtuales y qué ofrecen. 

 

Por ello, los retos a los que se enfrentan las marcas de moda provienen de varios frentes. Cada marca elige el CÓMO hacerlo.

Uno de esos ejemplos es Zara, marca que lanzó en diciembre de 2021 su primera colección para avatares a través de Zepeto (Corea del Sur). Otro ejemplo es Nike y su mundo virtual llamado Nikeland. Además, en octubre del año pasado, la marca presentó una solicitud de registro de marca ante la oficina de patentes de EE.UU. para poder  vender zapatillas deportivas en un mundo virtual. 

En el caso de las firmas de lujo tenemos el ejemplo de  Louis Vuitton que ya  lleva años vinculado al mundo gamer con juegos como el League of Legends, o Moschino, que  ha vestido a Los Sims en una colección que podemos comprar física o virtualmente, nuevo concepto que se conoce como phygital. Otro ejemplo es el de los NFTs del artista Mason Rothschild y sus metabirkins (de dudosa similitud a los Birkin de Hermès) y que comenzaron costando 450 dólares y ya suman más de 800.000 dólares. 

Por otro lado, en febrero de 2022 Gucci estrenó una colección de NFT y —ese mismo mes— compró una parcela virtual en The Sandbox —un mundo digital basado en Ethereum.